Wednesday, 14 June 2017

01. Branka Bezić Filipović - Hrvatski Tragovi u Svijetu

01. Branka Bezić Filipović - Hrvatski Tragovi u Svijetu

Branka Bezić Filipović
Hrvatski Tragovi u Svijetu

NAKLADNIK/ZA NAKLADNIKA
Naklada Bošković

AUTORICA
Branka Bezić Filipović

RECENZIJA/PREDGOVOR:
Vesna Kukavica

LEKTORICA
Jelena Mijatović

PRIJEVODI:
Prijevod na španjolski: Kate Špika
Prijevod uvoda na španjolski: Claudia Miličević
Prijevod na engleski: Almis Roje
Prijevod uvoda na engleski: Tania Blažević

OBLIKOVANJE/PRIPREMA ZA TISAK
Branka Bezić Filipović

KORICE
Vicko Bezić

Branka Bezić Filipović
Hrvatski Tragovi u Svijetu
Split, 2016.
  
U spomen na moga dragog papu, Borisa Bezića
  
PREDGOVOR
 U rukopisu knjige pod naslovom Hrvatski tragovi u svijetu autorice Branke Bezić Filipović uvršteni su i opisani povijesni izvori o našim migrantskim stvaralačkim ličnostima, vidljivi u kulturnim krajobrazima na raznim meridijanima i paralelama u inozemstvu. Susrećemo ih u imenima ulica stranih gradova, gradskih četvrti, nazivima palača, mostova, imenima institucija, spomen parkova, filatelističkim i numizmatičkim zbirkama, grobljima, ali i nazivima prirodnih ljepota: živopisnih brežuljaka i čarobnih rijeka…
Knjiga se sastoji od četiri cjeline, nenametljivo i pregledno naslovljene – Europa, Južna Amerika, Sjeverna Amerika i Oceanija –  koje prate geografske pokazatelje hrvatskih tradicionalnih migrantskih ruta s mnoštvom fotografija snimljenih na šezdesetak autentičnih lokaliteta od Sjevernoga do Južnoga pola.
Budući da Hrvati i građani hrvatskoga podrijetla žive stoljećima integrirani u zemljama raznih kulturnih obilježja i ostvaruju zamjetne stvaralačke tragove na tim geografskim širinama, logičan je interes Matičine djelatnice za hrvatskom dionicom u tim multietničkim i multikulturnim mozaicima udaljenih kontinenata.
Zamjetan kulturni trag, nerijetko visokih estetskih dosega, naših ljudi autorica je pronašla putujući brojnim državama svijeta od Aljaske do Ognjene zemlje, juga Afrike do Australije i Novoga Zelanda, ali i diljem europskog susjedstva.
Knjiga je namijenjena svima koje zanima pozicija hrvatskoga iseljeništva našega doba, a slavi običnog čovjeka koji je imao dovoljno znatiželje i hrabrosti krenuti ususret novim horizontima i drukčijim kulturama.
Pred nama je vrijedan nakladnički projekt o Hrvatskim tragovima u svijetu na čijim stranicama ima tisuće i tisuće dosad ne obrađenih i manje poznatih činjenica iz naše kulturne, društvene pa i političke povijesti koja se stvarala u iseljeništvu gotovo od sredine drugog tisućljeća do naših dana.
Riječ je o povijesnoj građi koja će imati dvojaku težinu: s jedne strane, ona će predstavljati javnosti nepoznate tragove vezane uz hrvatske migrante, a s druge pak strane komentari istraživačice toliko su sadržajni da pružaju svojevrsni kulturološki presjek kroz iseljeničku povijest i koji je nedostajući segment naše ukupne nacionalne i kulturne povijesti.
Uz sve to, ova studija neizravno upućuje i na potrebu sustavnijega ubaštinjavanja hrvatskih kulturnih tragova diljem svijeta.  Isto tako, ova je Bezićkina studija izvorno osmišljeno autorsko djelo i kao takvo ne samo koristan vodič zainteresiranom stručnom krugu nego i doprinos poznavanju čega sve u stvari ima o hrvatskom iseljeništvu,  a čega često puta nismo ni svjesni u mjeri u kojoj bi to bilo potrebno. Autorica Branka Bezić Filipović je do te mjere proniknula u srž problematike kojom je zaokupljena na stranicama svoje knjige, u mnoge zamršene odnose u multietničkim sredinama drugih kontinenata.  Stoga će knjiga, u mnogim segmentima vjerujemo ostvariti kvalitetan doprinos, namijenjen stručnjacima, ali i najširoj čitalačkoj publici.
Knjiga posjeduje preglednost te metodološku dosljednost i mnoštvo fotografija kao i mnoge druge atribucije koje će joj u koncepcijskom, misaonom i svakom drugom pogledu osigurati  ono mjesto koje joj očekivano pripada. Knjiga sadrži više stotina fotografija koje svjedoče o autentičnosti opisanih hrvatskih tragova u četrdesetak zemalja.

Vesna Kukavica, prof.

UVOD
Moj posao u Hrvatskoj matici iseljenika vezan je za posjete hrvatskim zajednicama u svijetu, za surađivanje s hrvatskim društvima preko raznih programa te za održavanje hrvatskoga nacionalnog i kulturnog identiteta. Društva, odnosno klubove Hrvati su osnivali da bi se imali gdje okupljati i gdje bi mogli čuti hrvatsku riječ koju, u nedostatku hrvatskoga svećenstva, često nisu mogli čuti ni u crkvi. Na tim se mjestima načas zaboravi da se čovjek nalazi daleko od domovine. Tu se liječi nostalgija, tu se opušta na hrvatski način.
U svojim novim zajednicama Hrvati su se izborili i za posebna priznanja. U multinacionalnim državama priskrbili su si počasti koje im je podarila strana zemlja. U sredinama gdje je teško riješiti se stigme doseljenika mnoge su države morale priznati da su baš Hrvati, vrijedan i nadaren narod, doprinijeli njihovu općem boljitku.
Zato nije teško naići na ulicu koja se zove po našoj domovini ili po našemu čovjeku; na spomenik, spomen ploču, na rad našeg umjetnika na javnom mjestu ili na most koji nosi ime po Hrvatu. Mene takav trag Hrvatske negdje daleko uvijek iznenadi; ispuni me ponosom, jer Hrvati su ga zaslužili svojim trudom. No izazove u meni i sjetu, pri pomisli da je za postići takvo što trebalo otići od kuće.
Neke su države našim ljudima posvetile poštanske marke, druge su dopustile da im se škole zovu hrvatskim imenom – mada je u njima sve manje učenika hrvatskoga porijekla, a neki hrvatski sportaši ušli su u Kuće slave drugih država. Iz ovoga se vidi koliko Hrvati drže do svojih korijena i da se ne žele neopaženo utopiti u oceanu drugih nacija.
Posjećujući hrvatske zajednice, naišla sam na niz ovakvih primjera, a pri pisanju ove knjige ograničila sam se samo na ono što sam vidjela. Fotografije na kojima nije naznačen izvor moje su vlastite. Jasno je da mi je u vezi s ovom temom još mnogo toga nepoznato. Međutim, već se i u ovome što je ovdje opisano jasno vidi snaga hrvatskih zajednica u iseljeništvu i upornost kojom su Hrvati u svijetu htjeli ostaviti vidljiv trag svoje ljubavi prema matičnoj domovini.
Autorica


Tuesday, 13 June 2017

El milagro croata - Velimir Radnic (cuarta y última parte)


El milagro croata

El repentino surgimiento de una "nueva Nación"

Velimir Radnic, Buenos Aires
(cuarta y última parte)

Confusión en Croacia

Por otro lado, en Croacia continúa la confusión con el eslavismo por los motivos que ya hemos mencionado: la creencia en que todos los eslavos (mejor dicho, los pueblos de habla eslava) son hermanos, y la necesidad psicológica de pertenecer a un grupo más fuerte y numeroso.

Serbia supo aprovechar estos sentimientos ajustando la propaganda a sus objetivos: ya no se habló de la conquista al estilo del imperio medieval del zar Dusan, sino de la "liberación de los eslavos del sur del yugo de la Monarquía negro-amarilla" (los colores de la bandera austríaca). Ahí se produjo un fenómeno muy interesante: el hombre común en Croacia no se dejó engañar. Estando, más que los intelectuales, en contacto con los ortodoxos -ahora serbios- observaba en la vida diaria las diferencias entre los caracteres y objetivos de las dos naciones. No así en los círculos intelectuales donde hubo soñadores croatas que hasta fueron a pelear al lado de los serbios en las guerras balcánicas.

Un episodio que ocurrió en el año 1902 ilustra claramente el estado de ánimo en aquel período: en una publicación de la minoría serbia en Hungría apareció un artículo bajo el título "serbios y croatas" con la tesis de que los croatas "no pueden tener un estado independiente puesto que no tienen su lengua separada, ni costumbres comunes, ni conciencia de pertenencia nacional común". El artículo termina con estas palabras: "Por esto tenemos que luchar hasta la aniquilación nuestra o la de ellos. Una parte tiene que sucumbir. Que será la de los croatas está garantizado por nuestra ventaja numérica, por la posición geográfica, por la circunstancia de que viven mezclados con serbios y que, de acuerdo al proceso de evolución, la idea serbia significa el progreso".

Como vemos el escritor enumera algunas dificultades para la afirmación definitiva de Croacia, que mencionamos también nosotros. Pero que un "proceso de evolución" le dé derecho a Serbia a "aniquilarnos" se inspiró en una teoría racista que fue expuesta en esos años en Austria. La insolencia de la minoría serbia en Croacia había llegado en esa época a tal punto que se atrevieron a transcribir este artículo en una publicación suya de Zagreb sin comentario alguno, como si representara la opinión de la redacción.

Por supuesto, este desafío a muerte, de parte de una minoría de inmigrantes, provocó indignación, ira y revuelta entre los croatas, habiéndose producido varios incidentes: daños a las propiedades serbias, roturas de cristales de sus negocios, etc. En una casa con un negocio serbio en Zagreb, vivía con su familia el conocido político croata Esteban Radic. Sin vacilar él bajó a la calle y, enfrentándose con la furiosa masa, gritó que no hay que hacer daño a los serbios, que es cierto que ellos muchas veces pactan con los enemigos de Croacia, pero que por esto no dejan de ser "nuestro hermanos eslavos". Hay que perdonarlos, dijo, como se perdona a los hermanos, y luchar junto con ellos contra nuestros verdaderos enemigos, que son los húngaros y los austríacos.

Milagrosamente no le pasó nada ni a Radic ni a su familia. Dos años más tarde él fundó, con su hermano, el "Partido Campesino Croata" que pronto tuvo una enorme atracción, llegando a ser el partido más importante, una vez formado el Reino de Serbios, Croatas y Eslovenos (después de 1929: "Reino de Yugoslavia"). La vigorosa lucha que Radic emprendió contra las injusticias nacionales y sociales, y su excepcional carisma personal, empezaron a amenazar seriamente la supremacía de Belgrado. Su acción entusiasta y honesta, al atacar también la explotación económica de las regiones "allende el río Drina" (precani) empezó a atraer inclusive a las minorías serbias en Croacia y Bosnia. Al llegar la situación política a este punto, un diputado serbio sacó su metralleta en medio del parlamento de Belgrado y mató a Radic y a dos diputados de su partido, hiriendo a otros. Todo esto de manera fría y premeditada (1928).

Con esto terminó para siempre la ficción de la "Hermandad Eslava del Sur" (yugoslava), y la desunión era solamente cuestión de tiempo.

Contrario a la consternación y conmoción que la masacre en el parlamento había producido en Croacia, los serbios no se alteraron para nada; como si hubiera ocurrido un episodio más, casi normal, en su vida política. El principal diario del Belgrado, que solía vanagloriarse de sus posiciones democráticas comentó de manera muy sumaria, al día siguiente, el sangriento episodio, que había sucedido en una institución intrínsicamente democrática como era el parlamento: "El señor Radic trató de pelear contra el Estado, pero el Estado fue más fuerte". El cínico comentario es un típico rasgo balcánico: en la lucha por el poder, cualquier método, aún el más repugnante, es lícito, y ni siquiera es necesario taparlo o suavizarlo. Los poemas nacionales serbios reflejan fielmente este espíritu.

La vecindad con Serbia, con su secuela de dolores y de sangre, atrasó la independencia nacional croata; pero uno se pregunta si el relativamente corto episodio yugoslavo, de 70 años, no fue un paso necesario para que la Croacia milenaria se ubicara definitivamente en su lugar de nación libre entre las naciones libres de Occidente.

Conclusión

Bajo tantas circunstancias adversas parece un verdadero milagro que Croacia finalmente haya logrado liberarse y formar su estado independiente. Pero, aparte de la ayuda del cielo, que se evocaba en tantas ocasiones patrióticas croatas, hubo evidentemente factores de este mundo que ayudaron a vencer y que prevalecieron sobre todas las adversidades mencionadas en el texto precedente.

Señalaré los tres más importantes:

La continua existencia del Parlamento Croata, el Sabor.

La asamblea de los nobles, bajo el nombre de Sabor, se conocía desde el tiempo de la llegada del pueblo croata a nuestra actual patria, hace unos 1400 años. Evidentemente ellos ya tenían un sentimiento de pertenencia mútua que se parecía a nuestro moderno patriotismo. Luego, al afirmarse el feudalismo como sistema prevaleciente en todos los estados europeos, el mismo proceso ocurrió también en Croacia; de los relativamente igualitarios poseedores de las tierras conquistadas, algunos adquirieron más bienes y se convirtieron en grandes señores feudales, introduciéndose también las demás reglas que en tal sistema regían. No hay pruebas, pero hay indicios de que en la gran contienda del siglo XI después de la muerte del último miembro de la dinastía Trpimirovic de origen croata, Pedro Svacic, fue el candidato de la antigua nobleza igualitaria. Los señores feudales del norte, ya imbuidos de las nuevas ideas, no tuvieron reparos en elegir para su rey a un extranjero (en este caso un húngaro) con tal de tener garantizados todos sus derechos y privilegios. Además, el candidato húngaro, Koloman, era sobrino del último Trpimirovic. De todos modos él firmó el conocido documento "Pacta conventa" de 1102 reconociendo a Croacia como un separado "país de la corona húngara", gobernado por el ban que actúa como representante del rey.

De cualquier modo, durante toda su existencia -sea en su forma antigua, en la feudal o en la burguesa, incluyendo el período de su desesperada lucha con los turcos- el Sabor, en todo momento necesario, evocaba la soberanía del Reino de Croacia. "Regnum regni non prescribit leges" (un reino no puede imponer leyes a otro reino) fue la famosa fórmula que invocaba el Sabor siempre que el parlamento húngaro trataba de introducir algún cambio en contra de los intereses de Croacia. De esta manera el Sabor no fue solamente defensor de los privilegiados de la nobleza, sino también importantísimo símbolo -símbolo vivo- de la identidad nacional croata.

Por primera vez en su historia la institución fue eliminada en el momento de la unión con Serbia en 1918. Pero al empezar, casi de inmediato, la lucha contra el centralismo impuesto por Belgrado, mi generación tiene vivos recuerdos que en los escritos, en las asambleas espontáneas o reunidas ad hoc, como también en las manifestaciones callejeras, las exigencias y los gritos que se escuchaban después de: "Libertad, libertad" siempre fueron: "­Sabor, Sabor!".

Efectivamente el Sabor croata, como testigo milenario de la nación, fue, por su mera existencia, un faro dentro de la confusión del "mundo eslavo" o las pretenciones de afuera.

El sentimiento de pertenencia a Occidente.

Este sentimiento está profundamente enraizado en el pueblo croata. Unía espiritualmente a los croatas del norte panónico, con los de las montañas dináricas y los del sur adriático; o sea los tres grupos cuyas diferencias culturales y psicológicas que actuaban a veces en dirección centrifuga. Pero el sentimiento común de pertenencia al Occidente producía la necesaria homogenización del país resquebrajado y dividido en dos, tres zonas.

Todos los visitantes de Croacia, científicos o periodistas extranjeros, observan el categórico rechazo de toda la población si tratan de clasificarlos, a ellos o a su país, como "balcánicos". Es el fuerte sentimiento que ignoraban los confundidos visionarios de la "hermandad eslava" desde el siglo XIX, pero que irrumpió con todas sus fuerzas después de la desafortunada unión con Serbia.

Eslovenia, nuestra vecina del oeste, de habla eslava, comparte y compartía este sentimiento. Tal vez sin querer lo atestiguó, nada menos que el conocido escritor serbio y ex presidente de la nueva República Yugoslava, D. Cosic. El comentó, hace algunos años, que siendo todavía miembro del Comité Central del partido comunista yugoslavo el destacado líder comunista esloveno, Eduardo Kardelj, le había confiado en una oportunidad: "Cuando desaparezcan las fronteras nacionales de Europa, nosotros, los eslovenos, nos acercaremos, por nuestras afinidades culturales, a los austríacos y a los italianos mientras que ustedes, los serbios, se unirán a los griegos y a los búlgaros, a quienes pertenecen por su historia y cultura".

Evidentemente en aquel entonces el camarada Kardelj, creía que las fronteras estatales serían borradas por el comunismo. Pero de todas maneras sus palabras resultaron proféticas: el proceso que él había previsto empezó a realizarse delante de nuestros ojos; Eslovenia impacientemente espera su admisión a la Comunidad Europea, lo mismo que Croacia.

Esteban Radic, el presidenee del Partido de los Campesinos y el más importante político croata en la primera Yugoslavia (1918/1928, o sea hasta el año en que empezó la dictadura del rey Alejandro) ya desilusionado de sus "hermanos eslavos", escribe en el diario que llevaba en la cárcel, del día 6/4/1920, que la idea de la unidad nacional debe ser basada sobre la cultura y menciona el ejemplo de los suizos, que hablan el francés pero no quieren ser franceses. (El ejemplo de Suiza, además, demuestra cómo las mentalidades e intereses de los montañeses prevalecieron sobre sus tres idiomas, aún estando al lado de poderosos centros idiomáticos como Francia, Alemania e Italia). Parece que algo se rompía en el alma del Radic, el viejo eslavófilo, cuando al final de este día escribe: "Toda nuestra historia es un gran plebiscito en favor de la cultura occidental".

Este "plebiscito" fue, sin duda alguna, el segundo factor importente para la cohesión de Croacia.

En el texto anterior mencioné que las tierras despobladas al retirarse la marea turca habían sido pobladas por gente de diversos pueblos europeos: alemanes, checos, austríacos, etc. Su lealtad hacia su nueva patria, Croacia, e inclusive su croatización, muchas veces ya en la primera generación, se debe al mismo factor. Ellos venían del oeste y, viviendo en Croacia, estaban en el Occidente.

Distinta fue la situación de los ortodoxos. Siendo o no de origen valaco, por su pertenencia religiosa se sentían atraídos por Bizancio y, luego, por Moscú, la "Tercera Roma". Este sentimiento los diferenciaba profundamente de la población croata y está en la raíz de los terribles problemas que trajo la unión yugoslava al pretender unir los dos mundos. Varios analistas políticos consideran que la famosa ruptura con la Unión Soviética (1948), que tanta ventaja material y publicidad favorable dió a Yugoslavia, se pudo producir solamente por estar al frente del partido comunista el croata Tito. Un serbio, por más comunista e internacionalista, nunca hubiera podido oponerse a la "Madre Rusia", sentimiento de lealtad que tiene inculcado desde la cuna.

Al hablar de la importancia de la cultura que por supuesto incluye la religión, creo útil mencionar, en pocas líneas, otro fenómeno que se dio en Bosnia respecto a la población que, hace más de cuatro siglos, se había convertido al mahometanismo. Al ser Bosnia nuevamente unida con Occidente (militarmente en 1878 y políticamente en 1908), ya en plena época del nacionalismo, los intelectuales y los políticos musulmanes se consideraban de nacionalidad croata, e inclusive, enfatizaban sus deseos de pertenecer a Occidente.

Al formarse en 1918 el Reino de Serbios, Croatas y Eslovenos, 24 diputados musulmanes fueron elegidos para la Asamblea constitucional. Veintitrés de ellos se declararon croatas, y uno, serbio. Ahora bien, los representantes políticos en aquel momento pertenecían a la clase alta, mayormente a la nobleza, los "begs", que históricamente procedían de la aristocracia croata católica. En cuanto a cuestiones religiosas eran tolerantes y, algunos, indiferentes.

Distintas fueron las capas sociales más bajas que se adherían fuertemente a su religión y que, al subir, con el tiempo, socialmente y políticamente, empezaron a dar su sello a toda la población musulmana. A pesar de sus facciones de origen norte-europeo - mucho más que los búlgaros o serbios- siguiendo su religión se sentían atraídos a los países islámicos; especialmente cuando ellos fueron los únicos en darles ayuda y sostén en la terrible desgracia de esta última guerra.

Ahora están en una situación sui generis, inexistente en cualquier otro lugar del mundo: de ser "croatas de fe musulmana" se convirtieron en "musulmanes" a secas, en "Musulmanes" con mayúscula (lo que debería significar nacionalidad) y ahora sus políticos les enseñaron que deben llamarse "bosniacos" que tampoco es una solución, ya que muchos son de Herzegovina, una provincia tan histórica como la misma Bosnia. Además, el mismo nombre se da a los croatas y serbios de Bosnia.

Esto demuestra el daño que produce el hecho de pertenecer, al mismo tiempo, a dos mundos marcadamente distintos: a uno, por su origen europeo; y al otro, por su religión oriental. Confío que, con el tiempo, reasumirán la posición prooccidental de sus estratos superiores y creo que su religión, por ser universalista, no representará ningún obstáculo. Pero una cosa es segura: todos nosotros debemos acompañar este proceso con simpatía, tratando de entender que no hay moldes fijos en la vida social y que no todo el mundo tiene que adoptar aquellos conceptos del nacionalismo que se establecieron en Europa durante los últimos dos, tres siglos.

Ante Starcevic

Como regla general creo que los grandes hombres de la historia son un producto de su tiempo. Sin embargo, estoy convencido de que el político y escritor croata del siglo pasado, Ante Starcevic, que con derecho lleva el título de "padre de la Patria", pertenece a los pocos que, influyendo fuertemente en la formación de la corriente política, lograron cambiar su rumbo. Visualizo a Starcevic como una roca surgida del lecho del río, que con su inmovilidad y constancia cambia la dirección del mismo.

Durante más de 50 años de acción política su prédica constante fue que los croatas no tienen que ceder derechos a los Habsburgo o a los húngaros, como tampoco hay que buscar apoyo de los otros pueblos que hablan idiomas eslavos. El glorioso pasado croata tiene que llenarlos de orgullo y darles fuerzas para vencer, ellos solos, las dificultades. De todos los "eslavos del sur" solamente los croatas son una nación en el verdadero sentido de la palabra: llegaron del norte y conquistaron su actual tierra bajo el nombre croata, el mismo que tenía en su territorio original, al norte de los Cárpatos.

Todos los demás pueblos de habla eslava en el sur de Europa recibieron sus nombres de acuerdo a las nuevas circunstancias: los eslovenos, por hablar un idioma eslavo al lado de sus vecinos de habla alemana; los bosníacos por vivir alrededor del río Bosnia; los macedonios por ocupar la antigua Macedonia; los serbios se llamaron al principio rasani por el río Rasa, sede de su dinastía medieval; y, finalmente, los búlgaros tienen el nombre de la tribu asiática que los había gobernado. Solamente los croatas impusieron su nombre a las viejas regiones: Panonia, Iliria, Dalmacia, Istria, etc.

Hoy día, estos argumentos podría parecernos un tanto candorosos pero en la época del "despertar nacional" cumplían el objetivo de Starcevic: hacer de Croacia el hogar de hombres libres y honestos, orgullosos de su origen.

Pero este "nacionalista", aparentemente tan pronunciado, no pretendía una expansión desmedida del territorio nacional. No tiene los rasgos del nacionalismo salvaje balcánico. Al contrario: en una oportunidad escribió que "no importa que Croacia tenga una hora de ancho y una de largo; lo esencial es que sea un libre hogar de gente feliz".

A los croatas que se arrodillan frente a los enemigos de Croacia los llamó despectivamente "slavo-serbi". Este término tiene reminiscencias a los "eslavos" y "serbios", pero él los usaba contra los croatas serviles. No había en él intolerancia nacional o religiosa. Su madre era de fe ortodoxa y, de sus dos sucesores, su sobrino y un croata de origen judío, él se inclinó hacia el último.

Sonó la restauración de la soberanía croata como una revolución ética: un patriotismo ético y elevado emancipará a la Nación por sí solo, ya que ni los Habsburgo, ni los húngaros u otros extranjeros, incluidos los de habla eslava, encontrarían en Croacia aliados o alguien que los obedeciera. Cuando los Habsburgo, después de las derrotas militares en Italia, se vieron obligados a reorganizar la Monarquía, convocaron al Sabor en Zagreb (1861) donde se discutió si a Croacia le convenía aliarse con Viena o establecer los viejos vínculos con Hungría (que en los tiempos del feudalismo funcionaron bastante bien).

Starcevic habló en el Sabor brillantemente, evocando las viejas glorias del Reino croata y la necesidad de renovarlas. Por lo tanto, no ir a Viena ni a Budapest. La felicidad del pueblo croata se logrará solamente en su estado independiente. El discurso fue recibido con entusismo: los diputados se levantaron de sus asientos para aplaudirlo, pero en la votación se buscó una solución realista: la mayoría opinó que más convenía revivir los vínculos con Hungría. Starcevic volvió a casa profundamente entristecido. Se dice que, a la mañana siguiente, amaneció completamente canoso.
Starcevic nunca llegó a casarse, pero tuvo una amante en la que pensaba día y noche y a la cual dedicó su vida entera: su patria, Croacia.

Si bien en el Sabor y en otras manifestaciones políticas, prevaleció lo que se llamó el "realismo" frente a la débil posición económica y cultural, a mediados del siglo XIX, la prédica de Starcevic fue imperecedera. Tanto los que creían en una alternativa, como también aquellos que creían en segundas o terceras, sabían que en cualquier caso habría que ir hacia una Croacia digna de su pasado o sea, ser dueña de su destino.

El más importante literato croata de las últimas décadas, Miroslav Krleza, de ideas izquierdistas pero antiestalinistas, que tuvo una enorme influencia en la juventud izquierdista croata entre las dos guerras mundiales, era un gran admirador de Starcevic, habiendo escrito bellísimas páginas sobre él. Esto, indudablemente, tuvo en efecto importante y perdurables en las mentes de sus discípulos, participantes en el régimen comunista.

Por esto, al cambiar el clima político en los países comunistas europeos ellos se plegaron, de inmediato, a las demandas para la democratización y para la devolución de los derechos de Croacia. Esta actitud los acercó a la oposición silenciosa -más bien silenciada y encarcelada- como también a los croatas que por motivos políticos vivían en la diáspora. En relativamente poco tiempo, si bien con enormes sacrificios, estas fuerzas combinadas logran obtener los dos objetivos marcados por Starcevic: la democratización de la vida política y la restauración de su Estado independiente.

El milagro croata - Velimir Radnic (primera parte)
El milagro croata - Velimir Radnic (segunda parte)
El milagro croata - Velimir Radnic (tercera parte)
El milagro croata - Velimir Radnic (cuarta y última parte)

El milagro croata - Velimir Radnic (tercera parte)


El milagro croata

El repentino surgimiento de una "nueva Nación"

Velimir Radnic, Buenos Aires
(tercera parte)

Los vecinos de Croacia

Los vecinos tienen un rol muy importante en la vida de las naciones. Ellos se rechazan, pero también se imitan; se odian o se toleran; casi nunca se aman.

Italia

Como ya mencioné, la posesión veneciana de una gran parte de nuestra costa adriática, si bien mantuvo a Dalmacia casi 400 años separada de Croacia, no tuvo consecuencias fatales.

Lo difícil, lo trágico para Croacia, empieza cuando Italia logra unificarse e incorporar prácticamente todas las tierras habitadas por los italianos. Este éxito subió a la cabeza de ciertos círculos intelectuales y políticos, quienes empezaron a soñar con el resurgimiento del Imperio Romano.

Estas ambiciones superaban por lejos las fuerzas reales de Italia. Los nacionalistas, luego los fascistas, no querían ver un hecho histórico, económico y social: el peso político mundial se había trasladado, hacía varios siglos, del Mediterráneo a las costas del Océano Atlántico: Inglaterra, Francia, Alemania, luego Estado Unidos, son el nuevo centro del mundo. En esta constelación, Italia se había convertido en una provincia de Occidente.

Desconsiderando por completo este fenómeno, las ambiciones imperialistas italianas se extendían desde las malogradas posesiones coloniales en Africa hasta las tierras pobladas por croatas, eslovenos, austríacos e, inclusive, a Niza, Mónaco, Saboya, Córcega que habían sido cedidas a Francia por su ayuda en la guerra de independencia. Por no tener la fuerza propia suficiente, los gobiernos italianos tuvieron que recurrir a las "combinaciones" internacionales: abandonando a sus aliadas potencias centrales de la Primera Guerra Mundial o juntándose con la Alemania hitleriana en la Segunda. En ningún caso pudieron realizar lo irrealizable.

Para Croacia esta política fue fatalmente perniciosa en la Primera Guerra Mundial. Los Aliados -Inglaterra, Rusia, Francia- ofrecieron "generosamente" a Italia una parte importante de Dalmacia, si abandonaba sus aliadas Alemania y Austria para entrar en la guerra junto a ellos. Fue el Pacto de Londres por el cual Italia hizo la "volta face" y declaró la guerra a sus aliados de ayer.

Considero fatal este episodio: dió un argumento de peso real a los eslavófilos de Croacia para que -al derrumbarse la Monarquía en 1918- Croacia ofreciera sin condiciones la corona a la dinastía serbia de los Karadjordjevic. Es discutible si este acto fue realmente imprescindible para salvar a Dalmacia, o si fue una reación irracional de los eslavófilos croatas. Pero no hay duda de que la unión no se hubiera consumado tan apurada e incondicionalmente de no haber existido el temor al Pacto de Londres.

Al hablar de Italia creo útil advertir sobre un fenómeno que, a mi entender, demuestra claramente que la mentalidad, la experiencia histórica y la cultura (en sentido amplio) son elementos mucho más importantes que el idioma para la homogeneidad de una nación. En Italia los elementos comunes son el idioma oficial -el toscano fue aceptado unánimemente por todas las regiones- y el recuerdo del milenario imperio, cuando Roma fue el centro del mundo. Este pasado es motivo de un legítimo orgullo nacional.

Pero desde el siglo V en Italia se forma una variedad de reinos y ducados que durante 1400 años habrían de pelear entre sí, aliándose muchas veces con fuerzas extranjeras. Mientras las repúblicas, los ducados o reinados del norte y del centro se desarrollan con cierto espíritu democrático, de crítica pero también de responsabilidad cívica, la población del sur, desde los Estados Pontificios hacia abajo, nunca tuvo la oportunidad de opinar o de protestar por los actos de sus gobernantes. Esta sumisión produjo cierto letargo en la vida pública, cosa que diferencia fuertemente al Sur del espíritu emprendedor y trabajador del Norte.

Las diferencias del carácter causaron animosidades casi desde el principio de la unión para convertirse, con el tiempo, en abierta enemistad. Presenciamos en nuestros días la formación de un importante movimiento que exige la federalización, inclusive la separación total del Sur. Lo sorprendente es que se desconsidera por completo la enorme contribución del Sur las artes italianas: música, letras, pintura, etc. que es parte del tesoro cultural de toda Italia.
Creo que este ejemplo se puede traer a colación para demostrar lo erróneo de la idea yugoslava, que se basaba exclusivamente en la semejanza del idioma.

Eslovenia

Aunque son los vecinos más cercanos, su historia fue muy distinta a la de Croacia.
Pero por pertenecer culturalmente al mismo Occidente europeo nunca hubo problemas vitales entre ambas naciones. Al producirse el "despertar nacional" en el siglo XIX, Eslovenia caminó paralelamente con Croacia. Hubo momentos de choques políticos al comienzo de la unión yugoslava, pero, al empezar el salvajismo nacionalista serbio en Kosovo y Vojvodina (1986/7), Eslovenia se le opuso enérgicamente. Esta solicitud la llevó finalmente a proclamar, y defender con armas, su independencia estatal al mismo tiempo que Croacia.

Austria

Fue muy odiada en ciertas épocas de la historia croata, pero una mirada retrospectiva y desapasionada demuestra, a mi ver, que los Habsburgo no tocaron la esencia del ser nacional. La germanización que se trató de imponer, especialmente entre los años 1850/1860, fue más por una conveniencia administrativa, buscándose una mayor eficiencia, que por motivos de expansión nacional austríaca. Los Habsgurgo, por supuesto, trataron de mantener sus tierras, su imperio. Pero no hubo persecuciones nacionales como las emprendidas por el fascismo en Istria o por los soviéticos en los países bálticos.

Sin embargo, en una oportunidad de nuestra historia los Habsburgo nos hicieron un daño terrible, casi irreparable, que retardó mucho la independencia de Croacia: La ayuda contra el Imperio Otomano, a la cual los Habsburgo se comprometieron al ser elegidos reyes de Croacia, resultó escasa e insuficiente. Especialmente cuando empezaron a usar para sus rencillas en el oeste europeo las tropas movilizadas en las fronteras con Bosnia. Esto provocó una gran descontento entre los nobles croatas y húngaros que, cansados y sobrecargados de las exigencias militares, decidieron entrar en negociaciones con Estambul. Su objetivo habría sido obtener un status parecido al de los nobles de Transilvania o sea pagando una contribución, sin ser vasallos. Las negociaciones las dirigían los jefes de las dos importantes familias nobles croatas: conde Pedro Zrinski y su cuñado, el conde Krsto Frankopan. Pero en su vacilación de comprometerse con los infieles cometieron el error de tratar de obtener, nuevamente, de su soberano legal una ayuda más efectiva contra la amenaza turca. Con esto en mente, y tras obtener el "salvoconducto" del emperador, se fueron a Viena (1671). Al pasar la frontera fueron arrestados, acusados de alta traición y ejecutados. Todos sus bienes -enormes extensiones de tierra, castillos, fortalezas, palacios, armas, muebles y objetos de arte- fueron requisados, llevados a Viena o distribuidos entre los súbditos fieles: generalmente nobles de origen austríaco, checo, etc.

Este episodio no fue novedad para la Europa de aquella época. La lucha feroz entre los reyes y los señores feudales estaba al orden del día. Pero en nuestro caso fue catastrófico porque Croacia perdió dos familias que, siendo de origen croata, hubieran defendido los derechos y los intereses de Croacia también en la época nacionalista, como lo hacían los nobles húngaros. La aniquilación de las familias Zrinski y Frankopan debilitó a Croacia enormemente en un momento crucial. Como ya mencionamos, treinta años más tarde se produce la campaña militar del príncipe Eugenio de Saboya y empieza el debilitamiento del Imperio Otomano. La presencia de estas dos familias, de gran poder económico y alto nivel cultural, hubiera fortificado mucho la posición de Croacia y asegurado su normal desarrollo hacia una nación moderna.

Hungría

La elección de un húngaro como rey de Croacia (1102) no tuvo consecuencias nefastas para el pueblo croata. En la época romántico-nacionalista se derramaron muchas lágrimas por la derrota del candidato nacional Pedro Svacic en Petrova Gora (1097) pero en aquel tiempo pocos estados tenían reyes de "sangre nacional": incluso en Hungría la familia Arpad gobernó durante 200 años, imponiéndose luego reyes de variadas dinastías. Los mismos ingleses tomaron en 1714 como rey a un príncipe de Hannover que ni sabía hablar inglés. Después del desmoramiento de la parte europea del Imperio Otomano, los países balcánicos -Grecia, Bulgaria, Rumania- llamaron para ser reyes a príncipes de otras tierras, mayormente de varias dinastías alemanas.

En realidad los nobles croatas y húngaros se entendían bien y lucharon juntos. Lo hicieron contra los enemigos de afuera (la ciudad de Siget, famosa por la tenaz defensa y la muerte heróica del ban (virrey) croata Nicolás Zubic Zrinski, está en Hungría) y contra los reyes en preservación de sus derechos feudales. La gran disputa entre croatas y húngaros empezó con el advenimiento de la "resurrección nacional" a fines del siglo XVIII, cuando los húngaros pretendieron tener derecho de gobernar Croacia justificándolo por los largos siglos de reyes comunes.

Cuando los Habsburgo, vencidos en varias guerras en el exterior, decidieron ceder una parte de sus prerrogativas a los húngaros, por ser los relativamente más fuertes, para que también ellos, en su propio interés, defendieran la Monarquía, se formó en 1867 una especie de federación "dual" bajo el nombre de "Monarquía austro-húngara". A la parte húngara se adjudicaron Eslovaquia y Transilvania mientras que -considerando los viejos lazos de la corona común entre Hungría y Croacia- el emperador dejó que estos dos países negociaran la forma de sus futuras relaciones.

En las negociaciones se sintió todo el peso de las ventajas económicas y culturales de Hungría, que ya 150 años antes había liberado de los turcos la totalidad de su territorio nacional. También el escaso número de la nobleza de origen nacional y que fuera y económicamente fuerte. Una debilidad adicional causó la negativa de Viena de reconocer la unión con Dalmacia, que había impuesto el ban Jelacic en 1848 cuando la Monarquía tambaleaba. La costa del Mar Adriático era un bocado demasiado codiciado por los monarcas de Viena.

En esta situación el compromiso que se firmó con Hungría en 1868 no satisfacía las pretensiones croatas. Se esperaba establecer su propio Estado, unido con Dalmacia, y bajo reyes habsburgos, pero constitucionales (no "por gracia de Dios...").

De todos modos se le reconoció a Croacia la individualidad estatal y el Sabor siguió funcionando. También el uso oficial de la lengua croata en todo el territorio nacional.

Luego Croacia obtuvo plena autonomía en los asuntos internos, en la justicia, cultura y la educación. También ciertas unidades de ejército (domobrani) tenían oficiales croatas y el idioma croata como lengua de mando. En el parlamento común en Budapest flameaba también la bandera croata y los diputados de Croacia podían usar su lengua en los debates.

Pero quedaron muchos "asuntos comunes" en Budapest y, desde su posición de más fuertes, los húngaros pudieron siempre imponerse. Toda la trágica debilidad croata la demostraba el hecho de que aceptaron que Hungría tuviera el control financiero, ya que el Sabor temía cobrar impuestos de su empobrecida población.

Aquí hay que recordar que, en la lucha contra las aspiraciones húngaras, la minoría ortodoxa -ahora ya serbia- apoyaba a los húngaros. Un muy odiado ban (virrey) que, con el apoyo de Budapest pudo mantenerse 20 años, colaboraba con esta minoría de tal manera que recibió el apodo de "ban serbio". En una oportunidad, tratándose de la "hungarización" de ferrocarriles, algunos diputados en el parlamento de Budapest expresaron su preocupación: temían que el descontento en Croacia pudiera llevar a la separación. El primer ministro, el conde Tisza, los tranquilizó: "No tengan miedo por Croacia, señores diputados" dijo: "para ellos yo tengo un látigo confiable - los serbios". (A los aristócratas húngaros les encantaba aludir a sus antepasados: los jinetes nómadas de Asia).
La posición de Croacia en la Monarquía no era desesperante, pero de ninguna manera satisfacía las aspiraciones del pueblo: llegar a la plena independencia.

Serbia

Lo que más ha marcado nuestras relaciones con Serbia fueron sus desmedidas ambiciones expansionistas. Trátase de un típico fenómeno balcánico que compartían con sus dos vecinos: griegos y búlgaros. Parecía que hubieran estado dormidos durante los 400 años de ocupación otomana y al despertarse, justo en la época del nacionalismo, empezaron a buscar en su pasado los años de poder y de extensión territorial más grande, sin tomar en cuenta su atraso económico y cultural.

Grecia desarrolló un plan irredentista bajo el nombre "Megali Idea". Esta nueva/antigua Grecia abarcaría todos los territorios entre el Mar Adriático y el Mar Negro incluyendo la parte del Asia Menor donde vivía población griega desde los tiempos antiguos. La capital debería ser, por supuesto, la vieja Constantinopla, actual Estambul. Algo de esto obtuvieron después de la dos guerras balcánicas y todavía más al quedar Turquía derrotada junto con sus aliadas Alemania y Austria en la Primera Guerra Mundial.

Los vencedores le adjudicaron una parte de Anatolia, alrededor de la ciudad de Esmirna. Pero la porción adjudicada a los griegos no les pareció suficiente y trataron de ampliarla militarmente con la intención de aislar a los turcos y apoderarse luego de toda la Turquía europea, inclusive Estambul (1922). Contra toda previsión los turcos, si bien desmoralizados después de haber perdido varias guerras, tuvieron suficiente fuerza para vencer a los griegos, que huyeron al continente europeo junto con todos los civiles, mujeres y niños. Se calcula que en esta oportunidad desapareció un millón y medio de ortodoxos del Asia Menor.

Fue una lección muy cara. Sin embargo, hace unos 20 años Grecia nuevamente entró en una aventura militar tratando de ocupar la isla de Chipre que, por su población mezclada, tenía un status especial de independencia. Nuevamente los turcos vencieron, y hay que confiar que la "Megali Idea" esté definitivamente enterrada.

Los búlgaros tampoco pudieron olvidar las glorias de los dos imperios que formaron en los siglos X y XIII en gran parte de la península balcánica. Inclusive su rey Simeón fue coronado como emperador cuando su poder llegaba hasta los propios muros de Constantinopla, aunque no pudo realizar su sueño de ser el emperador de Bizancio. El segundo imperio búlgaro del siglo XIII ocupó también la mayor parte de la península. Pero ambos duraron poco, ni 50 años. En realidad pudieron establecerse solamente por debilidades temporarias de Bizancio.

No obstante, al adquirir en el siglo XIX su independencia, los búlgaros trataron de realizar en circunstancias completamente distintas, el viejo sueño de Simeón: apoderarse de Constantinopla. Su derrota en la Segunda Guerra Balcánica (1913) ante los rumanos, serbios y griegos -que aparentemente los instigaron a la aventura para atacarlos por la espalda- les hicieron perder incluso Macedonia, que ya poseían. Las tentativas posteriores de mejorar su posición aliándose con las potencias centrales en la Primera Guerra Mundial y con las Fuerzas del Eje en la Segunda, terminaron en desastres. De todas maneras, el rey de Bulgaria hasta 1945 (o sea, hasta la llegada de los soviéticos) ostentaba el título de Zar (emperador).

Los serbios, nuestros vecinos balcánicos más cercanos, no quedaron atrás. Ellos también tuvieron un imperio efímero que duró entre los años 1331 y 1355. Si bien algo menor que la Gran Bulgaria del Zar Simeón, el imperio del Zar Dusan se extendía a Tesalia, Epir, Albania, Macedonia y Serbia. Lo mismo que los dos imperios búlgaros este también empezó a desmembrarse a la muerte de su fundador. Unos 40 años más tarde lo que quedaba del imperio cayó a manos de los turcos. Fue después de la derrota en Kosovo Polje (1389), alrededor de la que se urdieron mitos y leyendas sin ninguna base histórica.

Ya por el año 1844, siendo todavía un pequeño principado autónomo dentro del Imperio Otomano, Serbia empezó a forjarse ideas de grandeza. Un funcionario del príncipe Alejandro Obrenovic imaginó un plan (así se lo llamó) en este sentido. Si bien elaborado secretamente, su bien definida política de expansión hizo carne en los círculos intelectuales y religiosos serbios, que lo apoyaron con entusiasmo y actuaron de acuerdo.

Hoy día los objetivos del "Plan" nos parecen demenciales: pretendían apoderarse de Macedonia Oriental y obtener un acceso al Mar Egeo por el puerto de Salónica; luego, adueñarse de todo Dalmacia y Bosnia hasta una línea en el noroeste trazada de tal manera que la Gran Serbia incluyera hasta el más insignificante pueblo donde viviera gente de fe ortodoxa. Belgrado enviaba sus agentes a Croacia y a Bosnia con el propósito de "despertar la nacionalidad serbia" en los ortodoxos prometiéndoles un futuro brillante una vez unidos a su "madre patria". No les preocupaba en lo más mínimo el hecho de que población católica y musulmana viviera entre Serbia y los ortodoxos de Bosnia y Croacia.

Era evidente que el genocidio sería el único método para poder realizar estos planes.
No sorprende que un importante político serbio, miembro del actual parlamento en Belgrado, haya aclarado públicamente que "a los croatas hay que sacarles los ojos con cucharas oxidadas". Tales y peores atrocidades fueron realmente cometidas en el proceso de "limpieza étnica" como método inevitable para llegar a los "hermanos" allende el río Drina.

Ya por los años treinta, V. Cubrilovic, un miembro del grupo terrorista que asesinó al príncipe heredero austríaco y a su esposa en Sarajevo en 1914, dió una conferencia, nada menos que en la Sociedad de Escritores Serbios, explicando detalladamente cuáles eran los métodos de terror que deberían emplear las autoridades serbias en la región de Kosovo para hacer imposible la vida de los albaneses (90% de la población) y así expulsarlos. Se trataba de más de un millón y medio de personas. Si bien sorprende que tales métodos se expongan públicamente en las instituciones oficiales de Serbia, hay que recordar que los pueblos balcánicos no participaron en las corrientes filosóficas y humanitarias europeas que eliminaron o, por lo menos, mitigaron las crueldades medievales.

Solamente así puede explicarse un episodio que ocurrió, hace unos 15 años, durante la visita a Sarajevo del entonces presidente de Alemania, Dr. von Weissacker. Durante el recorrido por la ciudad, los anfitriones, llenos de orgullo, lo invitaron a ver el lugar donde fue asesinada la pareja real austríaca. También pretendían que visitara el museo recordatorio del atentado y de sus "gloriosos" perpetradores. Según informaron los medios, los anfitriones fueron genuinamente sorprendidos cuando el visitante rechazó indignado tan gentil oferta.
La misma mentalidad la mostró un germanista serbio, un tal Sljepcevic, al comentar la sorpresa y el asco que le produjeron a Goethe algunos poemas nacionales serbios. Después de haberse entusiasmado con la belleza del poema musulmán "La mujer de Hasan-aga", llegaron a manos del gran poeta y filósofo alemán aquellos poemas que describían con lujo de detalle los actos sádicos y aberrantes del héroe nacional serbio, el "príncipe Marcos". Atrocidades cometidas no solamente contra sus enemigos masculinos, sino también contra las mujeres; inclusive su propia hermana y su niño en brazos. El letrado serbio intenta defender a su héroe nacional: "Goethe olímpicamente no ve o no quiere ver que Marcos es así porque en el fondo de su alma yace un pesado sedimento, una ofensa y una cólera insatisfecha e inolvidable -la ofensa y la cólera de una nación aplastada y ofendida". Subrayé las palabras "insatisfecha e inolvidable" porque, como hemos visto en las recientes luchas entre los serbios y musulmanes, el odio y la sed de venganza persiste hasta hoy. Inclusive, se emplean los mismos métodos del príncipe Marcos: en un campo serbio de prisioneros musulmanes, el comandante obligó a un joven enloquecido a arrancar con los dientes los testículos de sus infortunados compañeros.
Pero la histriónica defensa que el escritor serbio hace de Marcos descorre la cortina de un ambiente muy peculiar, un mundo de leyendas y mitos, casi siempre basados en las mistificaciones nutridas por los intelectuales. La famosa batalla con los turcos en Kosovo Polje, que se evoca en innumerables canciones glorificando a los combatientes que se habrían decidido "por el imperio celestial", fue tan insignificante que después de la lucha el rey de Bosnia, Tvrtko, confundido, informó a los gobiernos occidentales que la habían ganado los cristianos. Es cierto que el príncipe serbio Lázaro (en la poesía nacional le dan el título "emperador") había perdido la vida; pero su hijo, Esteban Lazarevic -de acuerdo con las costumbres de su tiempo- enseguida tramó arreglos con los turcos, se hizo el vasallo del Sultán, mandó a su hermana al harem imperial en Estambul y peleó con sus tropas al lado de los turcos (aunque su condición de vasallo cristiano no lo obligaba a pelear contra los cristianos). Lo malo es que aquellas leyendas y mistificaciones enloquecieron el pueblo, que incluso hoy quiere erigirse en Vengador.

Indudablemente, una de las causas del sentimiento de superioridad que se observa en todas las clases sociales de Serbia radica en la suerte que acompañó sus acciones militares después de obtener la independencia. Salieron victoriosos de las dos guerras balcánicas, estuvieron en el lado ganador de la Primera Guerra Mundial. Inclusive - aprovechando una amnistía de Tito a fines de la Segunda Guerra Mundial- más de 100.000 cetniks (soldados voluntarios imbuidos del fanatismo granserbio) se pasaron a los partisanos y así se proclamaron "vencedores". En realidad habían estado como pasivos observadores en la Serbia ocupaba por los alemanes, y en muchos casos habían colaborado con los nazis.